Contact theSOPAbout theSOPSupport theSOPWritersEditorsManaging Editors
theSOP logo
Published:April 28th, 2007 12:02 EST
Nuevo enfoque de ayuda de Estados Unidos a Colombia

Nuevo enfoque de ayuda de Estados Unidos a Colombia

By SOP newswire

Washington – Estados Unidos planea dedicar más de su ayuda a Colombia a programas sociales, económicos y de derechos humanos en esa nación andina, dicen dos funcionarios del Departamento de Estado.

En declaraciones ante el Congreso, preparadas de antemano, Charles Shapiro y Anne Patterson, ambos funcionarios del Departamento de Estado, describieron el 24 de abril el apoyo de Estados Unidos a una nueva etapa de los esfuerzos de Colombia para combatir el tráfico de drogas, que ayudará a conseguir la paz y la reconciliación en ese país.

La nueva etapa, formulada por las autoridades colombianas en enero, se denomina “Estrategia para Fortalecer la Democracia y Promover el Desarrollo Social”. Un plan de seis años, de 2007 a 2013, que se basa en los logros de la primera etapa de la estrategia de paz, denominada Plan Colombia, y responde a los nuevos desafíos.

El Plan Colombia comenzó en el año 2000 y con el apoyo de Estados Unidos ha logrado “ganancias admirables” para Colombia, dijo Shapiro, vicesecretario adjunto de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental.

Shapiro dijo a la Subcomisión del Hemisferio Occidental de la de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, que esas ganancias incluyen la reversión de la alta tasa de crecimiento del cultivo de la hoja de coca y de la adormidera para el  opio, de fines de la década de 1990, a la vez que se redujo de manera importante la pobreza y se mejoro el sistema judicial, la situación de la seguridad y la economía de Colombia. El Plan Colombia ha ayudado también a “desmovilizar” a los grupos paramilitares de derecha que han estado involucrados en la guerra civil que se libra desde hace tiempo en Colombia.

Shapiro afirmó que la etapa siguiente de la estrategia colombiana hace mayor hincapié en ampliar los programas del gobierno colombiano en las áreas rurales remotas, en especial en aquellas que salen de conflictos de la guerra civil.

Las prioridades de Colombia incluyen la ayuda a los grupos indígenas vulnerables, que han sido desplazados de sus hogares a causa de la guerra en ese país, dijo Shapiro. Añadió que la estrategia colombiana subraya el desarrollo económico mediante el crecimiento sostenible y el comercio.

Shapiro dijo también que para “garantizar el ambiente de seguridad” que se necesita para hacer progresos políticos y económicos la estrategia colombiana sigue adelante la lucha contra “los grupos terroristas y los productores y traficantes de narcóticos”.

Señaló también que los funcionarios del gobierno colombiano “nos han dicho claramente que el apoyo continuado de Estados Unidos a los programas contra los narcóticos y el terrorismo sigue siendo determinante y que la mezcla de la ayuda estadounidense propuesta refleja sus necesidades”.

No obstante, Shapiro agregó, en los años venideros Colombia asumirá un papel mayor en la lucha contra los narcóticos y el terrorismo.

PATTERSON CITA PROGRESOS, ESPERANZA DE“PAZ VERDADERA”.

Patterson presentó el mismo mensaje a la subcomisión. Dijo que Colombia ha comenzado a asumir más responsabilidades por los programas financiados por Estados Unidos para luchar contra los narcóticos, “permitiendo con ello que Estados Unidos reduzca su papel” en la lucha de ese país contra las drogas ilícitas.

Patterson, secretaria de Estado adjunta para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Ejecución de la Ley, aseveró que por primera vez en dos generaciones los colombianos “pueden pensar en la posibilidad de la paz verdadera” y que el gobierno de Colombia quiere hacer “una realidad de esta posibilidad” mediante su nueva estrategia para reforzar la democracia.

La funcionaria, que fue embajadora de Estados Unidos en Colombia, entre 2000 y 2003, dijo que desde la época en que sirvió en Bogotá, Colombia ha cambiado mucho para el bien. Como ejemplo citó que Colombia atiende los problemas que tiene relacionados con el tráfico de drogas ilícitas “de una manera que hace unos pocos años no habría podido imaginarse”.

No obstante, agregó que “para asegurar el progreso que Colombia ha logrado se requerirá el compromiso sostenido de Estados Unidos y de la comunidad internacional, a medida que Colombia asume una mayor responsabilidad en sus esfuerzos contra los narcóticos”.

Ambos funcionarios urgieron al Congreso que ratifique el Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia. Ese acuerdo, aseveró Patterson, “reforzará nuestra estrategia contra los narcóticos al generar puestos de trabajo en la economía legítima de Colombia”. Estados Unidos firmó ese acuerdo en noviembre de 2006.  (Ver artículo relacionado).

El éxito en Colombia es “tan importante para la seguridad y bienestar de Estados Unidos como cualquier otro desafío”, afirmó Patterson, al citar la influencia de Colombia en la seguridad regional en todo el Hemisferio Occidental, y sus asociaciones militares y de aplicación de la ley con Estados Unidos.

Las declarciones preparadas de Shapiro y Patterson están disponibles, en inglés, en el sitio electrónico del Departamento de Estado.

Por Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington